Mesa de Autoayuda K

Grupo de autoayuda para quienes padecen ciertas molestias ante
comentarios Anti-K o incluso descubren alguna tolerancia al peronismo.

Próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 4 de febrero


Preocupado por el rechazo oficial a pedir ayuda al FBI para resolver el caso Nisman como propone Massa, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, Cachondeos y Cuchufletas (la ya legendaria SeGuCaCu, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico para que organice la próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 4 de febrero, en honor a San Eutiquio, obispo romano cuyo martirio iluminó a nuestro Maestro en sus momentos de zozobra,

El lugar es el habitual, el ya legendario Salón Dorado Horacito Rodríguez Larreta del Círculo Salvavidas, ubicado en Cabello 3958, barrio carenciado de Palermo, a las 20:00.

Como creemos en las tradiciones mantendremos el exitoso sistema lanzado en las últimas cenas: se pagará una entrada única de $60, lo que dará opción a empanadas frozen, vino de ferretería, gaseosa tibia a granel y las palabras de nuestro Maestro de Luz (por las que no se cobrará adicional alguno).

Quienes a pesar de vivir en un país poco serio dispongan de recursos podrán negociar con Moni (del Círculo Salvavidas) el plato Super De Luxe Primera Especial, como milanesa, pechuga, ensalada y demás manjares.

Por razones de seguridad nos vemos en la obligación de mantener el santo y seña: "¡Qué desmejorado que está Elbosnio!". Se lo exigirá en la entrada bajo pena de llamar a Horacito Rodriguez Larreta.

Foto: En la Universidad de Verano de la MAK, el General (en el centro, con anteojos y uniforme makista) inicia a los nuevos reclutas en los misterios de la infalibilidad elbosniana.

Cortesía Fundación Led para el Desarrollo de la Fundación Led.
Pispeá
 

No quiero ser Charlie Hebdo


Columna publicada en Nueva Ciudad.

En 1982 fui a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos a escuchar a Santiago Kovadloff y Graciela Fernández Meijide. En plena implosión de la Dictadura, la discusión se orientó ya no en cómo enfrentarla sino en la manera de evitar que volviera a ocurrir.

Hacia el final, alguien preguntó a Kovadloff cómo se podría “terminar definitivamente con la intolerancia en la Argentina”. El panelista se quedó pensando unos segundos y comentó:“¿Terminar definitivamente con la intolerancia? Claro, arrancarla de cuajo, extirparla de una vez y para siempre, perseguir a los intolerantes, aniquilarlos… una buena manera de enfrentar la intolerancia tal vez sea no imitar su lenguaje”,concluyó.

Para Kovadloff, la creencia en soluciones definitivas -incluso en el bienintencionado combate contra la intolerancia- parecía estar más relacionada con un pensamiento autoritario que con la complejidad de un Estado de derecho.

Recordé aquella charla cuando George W. Bush lanzó la famosa Guerra contra el Terror. Terminar definitivamente con la intolerancia o acabar con el terror son objetivos a priori difícilmente criticables, al igual que lo sería terminar con el hambre en el mundo o con el tedio de los almuerzos familiares. El problema es que la Guerra contra el Terror sólo consiguió multiplicarlo, no sólo fuera de EEUU generando muerte, destrucción e inestabilidad política en Irak, Afganistan y Medio Oriente sino también en su propio territorio. El mayor logro de los terroristas del 11 de Septiembre no fue destruir las Torres Gemelas sino conseguir que todo un país cambiara drásticamente su forma de vida y aceptara lo que hasta hacía poco parecía inaceptable.

Que el presidente de la mayor potencia de Occidente, Premio Nobel de la Paz y demócrata convencido, informara por televisión que había ordenado el secuestro y asesinato de un sospechoso y la desaparición posterior de su cadáver es, paradójicamente, la gran victoria póstuma de Bin Laden.

Mientras muchos aplaudían la decisión del presidente Obama, recuerdo que Magdalena Ruiz Guiñazú la comparó con los vuelos de la muerte de la Dictadura. Para la periodista, el terrorismo de Estado padecido en Argentina nos debía alertar sobre lo que para ella era un asesinato y una política inaceptable.

Lo notable es que la Guerra contra el Terror permitió que el presidente Obama se vanaglorie de algo que el dictador Videla nunca se atrevió a asumir.

Hace unos días, dos hombres armados asesinaron a 12 periodistas en la redacción del semanario parisino Charlie Hebdo. Los presuntos atacantes se presentaron como militantes islamistas que buscaban vengar las ofensas hacia el Profeta que habría propiciado el semanario satírico. Luego de lograr escapar, fueron finalmente abatidos por la policía.

La reacción en Francia fueron manifestaciones multitudinarias bajo el lema “Je suis Charlie” con la participación de partidos políticos, asociaciones civiles, e incluso jefes de Estado extranjeros.

Pasará algún tiempo antes de que sepamos si el ataque fue el resultado de un grupo local aislado o una operación de mayor envergadura planeada desde el extranjero para generar pánico en Francia. El primer caso sería un tema más bien policial, mientras que el segundo sería claramente político.

En todo caso la peor respuesta posible sería una nueva Guerra contra el Terror. Por eso no creo que los franceses tengan que “ser Charlie Hebdo”. Al contrario, deberían ser estrictamente lo que cada uno era antes de la masacre: entusiastas del humor del semanario, críticos de ese humor o gente sin opinión al respecto. Deberían defender con pasión la vida que llevaban y el razonable equilibrio entre seguridad y libertad que un país como Francia mantiene desde hace años.

Es decir, impedir que la fantasía de la seguridad absoluta les quite el placer de viajar, salir a cenar con su pareja, juntarse con amigos, caminar por la calle, dibujar, escribir, ir a la plaza con los hijos o discutir acaloradamente en un café sobre religión o política, como hace todo francés desde que tiene uso de razón.

Deberían hacer como Mr. Chips, el personaje creado porJames Hilton, un profesor de latín de una escuela pública inglesa que se negaba a interrumpir su clase durante los bombardeos alemanes de la I Guerra Mundial. “El Káiser Guillermo no nos impedirá traducir a Julio César”, aseguraba, en un rapto de algo más que terquedad.


Foto: Wilhelm Viktor Albrecht von Hohenzollern, emperador alemán y rey de Prusia, también conocido como el káiser Guillermo, intenta ingenuamente impedir una clase de latín (gentileza Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Los ganadores de los Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería 2014


Hoy presentamos los Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería 2014, según lo solicitado por nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón.

No fue una tarea fácil ya que el kirchnerismo, además de ser alérgico al fructífero diálogo y al necesario consenso, es refractario a las más elementales reglas de convivencia, por lo que fueron votadas Indignaciones que no habían sido ternadas. Así nos va.

Pero gracias a la invalorable ayuda de los milicianos de la AFSCA, que pusieron a nuestra disposición su Centro de Control Ciudadano, pudimos salvar ese inconveniente procesando a tiempo los centenares de miles de votos y, sobre todo, ponderándolos para que una misma Indignación no gane más de un premio, una anomia inaceptable incluso para nuestro lábil respeto hacia las reglas claras y las políticas de largo plazo.

Premio Ernesto de Oro: La falta de respeto al juez Griesa, héroe de nuestros periodistas serios Willy Kohan y Carlos Pagni y responsable del fallo que debíamos acatar según Macri, Massa, Sanz y otros prohombres de la oposición.

Premio Ernesto de Plata: La falta de corbata y la V peronista de Kicillof en el G20. Un escándalo mayúsculo que nos alejó de ese mundo del que ya estábamos alejados.

Premio Ernesto de Bronce: La sospechosa aparición de Guido Carlotto en un momento complicado para el gobierno. Lanata habría descubierto el yacimiento de nietos que el gobierno usa cada vez que sufre una nueva complicación, lo que ocurre con bastante frecuencia según nos informa el mismo Lanata.

Mención Q: La insistencia del presidente del Senado en presidir las sesiones del Senado. Tal vez el más indignante de los embates kirchneristas, sólo comparable a la utilización de la mayoría oficialista para votar proyectos oficialistas.

Por último, sensible al clamor de las mayorías como toda institución populista, el Consejo Supremo de los Premios Ernesto estableció la Mención Revelación para el indignante caso del niño Casey Wander, el Premio Ernesto a la Trayectoria- propuesto por la Señora Bibiloni- a nuestra querida Mentalista por el conjunto de sus vaticinios y el Premio Ernesto a Ernesto- un premio algo redundante, pero a nuestro entender necesario- por el escandaloso BMW del senador Aníbal Fernández.

Por mezquinas razones de índole procedimental los Premios Ernesto Internacionales a la indignación por la entrega del país a los chinos y al escandaloso viaje a Marruecos de miles de sicarios de La Cámpora disfrazados de hinchas de San Lorenzo que denunció con valentía la compañera Ram, no pudieron instaurarse. Así estamos



Foto: en el Centro de Convenciones Néstor Carlos Kirchner, el General (con sus medallas el Mérito Makista) se dispone a anunciar los ganadores del Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería 2014 (gentileza Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).






Pispeá
 

Avance de los Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería 2014

Presionado por nuestros miles y miles de lectores, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a Nagus el Magnífico para que defina la terna de los Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería 2014.

La tarea no fue fácil, éste ha sido un año generoso en indignaciones indignantes. 


Terna de nominados

La falta de corbata y la V peronista de Kicillof en el G20.

El iPhone que Wado de Pedro estuvo a punto de comprar en NY.

El esguince de CFK.

La sospechosa aparición de Guido Carlotto en un momento complicado para el gobierno.

El sudoku de Boudou.

La falta de respeto hacia el juez Griesa.

La intervención de Máximo en la lista de Sabella.

La insistencia del presidente del Senado en presidir las sesiones del Senado.

La pirotecnia en las fiestas, que aumenta por desesperanza y disminuye por pobreza. 

Las conferencias de Capitanich (reflejo de la Indignación por falta de conferencias). 

El BMW de Aníbal Fernández que indignó a nuestro mentor Ernesto Tenembaum.



Según establece el Manual de Uso de los Premios Ernesto, se podrá votar hasta la mañana del 31 de diciembre del 2014. Los votos corresponden al Ernesto de Oro, de Plata, de Bronce y la ya clásica Mención Q.


Foto: en el Centro de Cómputos Néstor Carlos Kirchner, la Señora Bibiloni (sentada, de espaldas) recibe los votos que luego el General (de pie, con bigote) actualizará según las pautas metodológicas establecidas por el INDEK (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).









Pispeá
 

Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería 2014


























"Es una vergüenza tener estos representantes"
Eduardo Duhalde, en referencia a la V peronista de Kicillof en el G20. 




Consciente del invalorable apoyo que las críticas opositoras aportan al Modelo, en particular en cada nuevo fin de ciclo, y estimulado por el éxito creciente de las anteriores ediciones, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Premios, Fiestas Negras y Bar Mitzvá, (la ya legendaria SePreFiNeBar, por sus siglas en inglés), liderada con mano de hierro por Nagus el Magnífico, para que lance los tan esperados Premios Ernesto a las Mejores Indignaciones de Peluquería 2014.

Como todos sabemos, las Indignaciones de Peluquería se pueden caracterizar tanto por su irrealidad absoluta, como en el caso de la inminente apertura de las cajas de seguridad, como por su absoluta irrelevancia, como la falta de vasitos en Starbucks. Deben, eso sí, haber ocurrido imperativamente durante el año 2014.

Pueden ser Indignaciones Simples (IS), como las calzas presidenciales; Indignaciones Capicúa (IC) como la indignación por el inadmisible manotazo a YPF y la indignación por la escandalosa indemnización a YPF; Indignaciones Genéricas (IG), como "Esto lo tendría que haber hecho mucho antes" o incluso Indignaciones Mamushka (IM), como el indignante despido de Adrián Caetano, la prohibición de la película que hizo Caetano sobre Néstor, el estreno de la otra película sobre Néstor, la exhibición de la de Caetano en Vimeo, después en la tele, después en cine.

Pese a ser kirchneristas, creemos en el respeto a las reglas y en las políticas de largo plazo, por eso mantendremos el mismo sistema de premios de las ediciones anteriores: Ernesto de Oro, Ernesto de Plata, Ernesto de Bronce y Mención Q, patrocinada por el amigo Santix en honor al incansable denunciador de nimiedades stalinistas, así como todos los premios que se nos ocurran sobre la marcha.

Como también apoyamos la Transparency y el Open Coso, proponemos un sistema abierto y participativo en el que nuestros miles de lectores puedan armar la terna de nominados, agregando sus propios aportes y verificando la transparencia del escrutinio, como nos pide la gente.

Primeros ejemplos:

  • Las fotos de Randazzo con los nuevos trenes.
  • La falta de corbata y la V peronista de Kicillof en el G20.
  • Indignación porque había que responder 40 preguntas y si respondías mal no te dejaban viajar.
  • Tener que poner en blanco a la chica y eso sale un disparate de caro.
  • El DNI con CUIL, una intromisión insoportable a nuestra vida privada ("¿Quien se cree Randazzo, Mark Zuckerberg?").
  • El iPhone que Wado de Pedro compró en New York.
  • El subsidio a los travestis.
  • CFK copa el horario de los noticieros con las cadenas nacionales.
  • Sospechosa aparición de Guido Carlotto en un momento complicado para el gobierno.
  • La inútil confrontación con los Fondos Buitre y el inminente pago a los Fondos Buitre.
  • La falta de respeto hacia el juez Griesa.
  • El despegue del ARSAT 1 con la conducción de Víctor Hugo por la TV Pública.
  • Máximo hablando en el acto de La Cámpora (recordemos que una de las Indignaciones de Peluquería de años anteriores fue que "a Máximo no se le conoce la voz").
  • Las vacaciones de los presos.
  • Indignación porque los trenes nuevos no se compraron con sobreprecios y "lo barato sale caro".
  • La exigencia de una Justicia realmente independiente y la exigencia de no modificar nada en la Justicia.
  • CFK hablando con Sabella y los jugadores después del Mundial.
  • De Vido refiriéndose al ARSAT 1 como "cuete".
  • Capitanich y el calificativo de "marmota" al periodista de TN Fernando Carnota.
  • Casey Wander.
  • Denuncia contra CFK ante el INADI por haber tratado de senil al juez Griesa.
  • Indignación contra el plan Argentina Sonríe porque hay gente que pasa hambre.
  • Las misteriosas internaciones de Florencia Kirchner.
  • La aversión de Florencia Kirchner a internarse en hospitales públicos.
  • La flexibilización del cepo, porque evidencia que había una negación oficial del cepo. #IndignaciónGataflora
  • Las horas desperadas que vivió Longobardi por el violento robo comando de su reloj y la sobreactuación de Sylvestre por un pequeña fogata en su vehículo. #IndignaciónDobleVara
  • La falta de aire acondicionado en los actos desde que no está Parrilli.
  • Los afiches nazis y el camioncito militante.
  • El dibujo del nuevo IPCNU a pesar de estar homologado por el FMI, porque la vuelta al FMI demuestra que el gobierno giró a la derecha. #IndignaciónCalesita 
  • Las reiteradas renuncias de Capitanich.
  • Las conferencias de Capitanich.
  • Las respuestas que da Capitanich.
  • Las cifras que da Capitanich.
  • Lo temprano que son las conferencias de Capitanich.
  • La existencia material de Capitanich.
  • La intervención de Máximo Kirchner en la lista de Sabella.
  • La transmisión por canal 
  • oficial de la lista de Sabella.
  • Las notas de Verbistky borradas por Verbitsky.
  • Que Matías Martin no admita su kirchnerismo.
  • El sudoku de Boudou.
  • La asistencia de Boudou a recitales.
  • Las fotos de la novia de Boudou.
  • Las declaraciones de la novia de Boudou.
  • La existencia material de Amado Boudou.
  • La foto falsa de la remera de Maradona bancando a Boudou.
  • La vida personal de Maradona.
  • El sueldo de Maradona y Victor Hugo que pagaron los venezolanos.
  • Los comentarios de Víctor Hugo sobre las villas.
  • Los comentarios de Víctor Hugo sobre las conductoras de TN.
  • Los comentarios de Víctor Hugo sobre Scioli en TN.
  • La existencia material de Víctor Hugo.
  • La insistencia del presidente de Senado en presidir las sesiones del Senado.
  • El Código Penal que nunca se presentó.
  • Que Dady Brieva no le crea a Lanata.
  • Los artistas K que van a lo de Mirtha a negar que la gente le teme a esta dictadura.
  • El miedo de Campanella y Casero a ser atacados por twitteros kirchneristas.
  • Los ataques que sufre Wiñazky por señalar en Twitter a todo aquel que los domingos a la noche no esté creyendo lo que dice Lanata.
  • La falta de pirotecnia que refleja la crisis tan negada por el gobierno.
  • CFK tratando de "chiquito" al ministro de Economía. 
  • El indignante silencio de CFK durante meses y la vuelta de las insoportables cadenas nacionales.
  • Los incidentes entre aviones en Aeroparque.
  • El preocupante silencio oficial en torno al aumento de consumo de fideos codito.
  • Los billetes de Evita que no entran en los cajeros.
  • Randazzo que aumenta la frecuencia de los trenes para joderte en los pasos a nivel.
  • Los trenes costaron 51 vidas.
  • Los trenes nuevos son cómodos y eficientes pero $2 es muy barato. Subsidian a las empresas.
  • Que hayan bajado la nafta por primera vez, lo hubieran hecho antes.
  • Las quejas porque no se puede viajar al exterior, en las colas de Ezeiza, detrás de 300 pasajeros.
  • Es un escándalo que no se pueda conseguir mesa, los negros ahora salen y copan los locales.
  • La baja en la venta de los shoppings, junto a la venta récord de fin de año.


Staff de Cazadores de Indignaciones:

Carita, Juan Microagencia, Manolito, Leonardo, Marto Javier, Roberto, Marina Soto, Flopa, Santiago Mayuli, Grego, Cristian, Kenia,  Alejandra, Diego, Adan de Ucea, el incansable Ernest Scribbler, Iris.

Foto: durante la edición 2013, nuestro querido mentor Ernesto Tenembaum recibe con ojos húmedos el Ernesto de Plata por su notable Indignación de Último Momento (IUM), referida al escandaloso grupo electrógeno de La Cámpora. Es cierto que estos jóvenes exageran, con un equipo manual alcanzaba.

Pispeá
 

Así fue la gran Cena de la MAK del miércoles 3 de diciembre (Barban)

















Preocupado por el giro a la derecha que no logra seducir a la derecha y el ministro marxista que no logra convencer a los marxistas, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, After Offices y Velorios (la ya legendaria SeGuAftOffVel, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico para que organice una Gran Cena de la MAK el miércoles 3 de diciembre, en honor a San Sofonías, profeta que anunció catástrofes unos dos mil quinientos años antes de la Mentalista.

La amiga Graciana, pese a haber recibido la correspondiente NO invitación, volvió a no iluminarnos con su presencia. Así nos va.

Luego de leer escrupulosamente el Orden del Día que estableció la imperiosa necesidad de contar con uno, y de definir de manera fehaciente el número de fin de ciclo kirchnerista de la semana (“Doy fe que es el Nº 10.443” anunció la doctora María Amelia, escribana de la MAK) dimos curso al Inye para que lanzara su ya legendaria y muy esperada Crónica de la Rosca Bonaerense.

El Inye empezó recomendando un muy buen post del amigo Escriba sobre un cierto cambio de ánimo general (yo diría que el cambio apareció al menos desde la publicación de la encuesta de Poliarquía, esa que enfureció a nuestros amigos antiK).

"Ya se estaban repartiendo ministerios, pero la oposición hace todo para que ganemos de nuevo. Esperemos que nosotros también hagamos lo posible", arrancó. También mencionó la columna de Morales Solá del 16 de noviembre, en la que menciona "el temor que provoca la posibilidad de un cristinismo desafiante en el próximo período presidencial", casi el mal absoluto.

Nuestro Maestro Elbosnio recordó la apuesta de Barban con Lucas Llach del 2011, en la que Barban acertó apostando a una victoria en primera vuelta. "Hoy nos va a costar ganar de nuevo en primera vuelta", aclaró el George Clooney de la MAK.

El Inye comentó que le preocupaba como llegamos a las PASO, es decir qué se hace con las internas del FPV. "Hasta ahora Scioli puenteaba solo. Los gobernadores que apoyan a Scioli son los que se van, los que se quedan están expectantes" (ya nos había comentado el Chivo Rossi cuando vino a la MAK que los grandes jugadores esperarían hasta el final antes de elegir).

El Inye descarta el Gran Arreglo del que se habló mucho en este último mes (Scioli a presidente y Randazzo a Provincia): todos van a las PASO. "Hoy las encuestas sólo sirven para ver el crecimiento o estancamiento de cada candidato". Según un consultor, Randazzo estaría pisándole los talones a Scioli (sobre ese tema recomiendo un post reciente del Inye).

"¡Es un consultor serio! ¡Y ojo que Randazzo no empezó la campaña!", gritó Osky desde el fondo de la sala, lanzando una botella de El Justicialista sobre un globo del PRO que quedó de una reunión anterior.

El amigo Leo, nuestro Gerente de Mesas Móviles, llegó bien comenzada la cena y opinó que las mesas que había dispuesto Moni, del Círculo Salvavidas, estaban bien. Como sabemos, el mundo se divide en gente que hace y gente que opina.

Para Barban y el Inye, si sólo va Scioli a las PASO hay una parte significativa del kirchnerismo que no participaría.

"Lo que hizo Menem en el ´88, caminar el territorio y acordar con las 62, es parecido a lo que hace Florencio", agregó nuestro Hombre en La Plata. "Floro peina el territorio, CFK le pidió que no se baje".

Para Nagus, CFK no puede elegir un candidato antes de las PASO y correr el riesgo de que pierda. Para el Inye, "sólo si fuera palpable un triunfo de Scioli en las PASO, CFK se jugaría".

El amigo Tom Slick, el Acotador Compulsivo de la MAK que hasta ese momento casi no había participado- amedrentado tal vez por la ausencia de Dani, Interrumpidor Oficial de la MAK y Matías, su joven Padawan- preguntó si Florencio tiene liderazgo, algo que para el Inye resulta evidente.

"Yo preferiría que tenga votos, liderazgo ya tenemos", acotó nuestro Maestro de Luz en clara referencia a la Chica Que Nos Gusta.

Ante el comentario de un compañero sobre la posibilidad de que Macri y Massa vayan juntos, el amigo Contradicto explicó que eso es imposible: "la disyuntiva en el establishment sigue siendo la misma que en el ´95, devaluar o anclar al dólar, y Macri y Massa apuestan cada uno a una opción diferente".

"Puede ser, pero también hay mucho que los une", acotó nuestro Maestro de Luz mientras arreglaba su tiara makista. "Podrían tomar deuda y vender YPF. La deuda es el gran narcótico".

"De acuerdo", aceptó el Contradicto para evitar un certero golpe de tirador, mientras el Canilla intentaba calmarlo, "pero no olvidemos que Massa es Techint".

El Inye contó que según el Vasco Amondarain el massismo le ofreció a Macri ir a las PASO con Massa pero no aceptó. Massa por su lado le puso una cuña entre Sanz y Morales (que le está juntando concejales a Massa).

La Rama Femenina brilló con Graciela B. (con quien conversamos sobre el desenfrenado tiacholismo de Gargarella), Lauravi, Mabel y Helenita, pese a las dolorosas ausencias de Gladiadora y la Señora Bibiloni.

Luego, el gran Barban nos dio una clase magistral sobre política económica, control de cambio y negociación con los Fondos Buitre.

Para Barban el control del dólar se debió a una batería de medidas, un combo complejo de iniciativas ortodoxas y heterodoxas.

En enero se liberó el cepo para todos lo que pudieran comprar en blanco (hasta hoy unos 2.500 MUS$ que en su gran mayoría "pasaron al negro"), lo que aniquiló el precio del Blue.

Liberar el dólar fue a regañadientes ya que son recursos que "salen de la economía" (mayoritariamente a la venta en negro pero también van al colchón).

Como soy un alumno aplicado, tomé nota de los puntos principales indicados por el maestro Barban:

1) La devaluación frenó la caída del gasto en turismo de argentinos en el exterior (2.800 MUS$), ayudando al equilibrio de la balanza de divisas.

2) El gobierno encontró financiamiento alternativo, a través del SWAP chino (11.000 MUS$) y el arreglo con las cerealeras (entraron 5.700 MUS$, un monto mayor a lo esperado).

3) El gobierno subió la tasa de interés por encima de la inflación. Es un cambio mayor, durante 11 años la tasa fue negativa, no incentivaba el ahorro (al contrario de lo que ocurre en Brasil).

"Hay una percepción creciente que el peso es una buena opción", explicó Barban. "Y que los van a empomar si hacen una cagada", acotó nuestro Maestro de Luz, en lenguaje un poco técnico.

Con respecto a los Fondos Buitre, Barban sostuvo que "el gobierno no niega la realidad del fallo, sólo hace dos planteos: pagarle a los otros bonistas mientras discute con los Buitre (algo que Griesa rechazó) y que la solución sea definitiva y sustentable para la Argentina".

"Lo que cambió es que hace cinco meses todos alababan a Griesa, y hoy eso sería la muerte política. Recordemos los pedidos de Macri o Massa de acatar el fallo o las alabanzas de Pagni o Willy Kohan hacia el juez ("Con gran destreza y eficiencia Griesa demuestra que en su país se cumple el derecho de propiedad" escribía el economista preferido de Longobardi). En ese sentido el gobierno ganó la batalla política. Hoy 140 países apoyan la idea de la ley de quiebras para los países".

"Por otro lado", siguió Barban, "el precio de los bonos supuestamente en default no bajó. El mercado no penalizó a la Argentina".

Hablamos de Brasil, el ejemplo a seguir según los economistas serios hasta no hace mucho. "Brasil se apoya sobre un relato brillante y Plata Dulce, la tasa es el doble de la inflación. El problema es que nosotros necesitamos de la región y en particular de Brasil, que no crece". 

"China nos compra soja pero Brasil nos compra empleo", acotó el Maestro de Luz, para demostrar que la presencia de Barban no lo amedrentaba.

"El requisito fundamental para un gobierno populista además de ganar elecciones es mostrar que tiene el control. A principio de 2014 hubo sensación de descontrol", continuó Barban para demostrar que las acotaciones del Maestro de Luz tampoco lo amedrentaban a él.

El amigo Mendieta, que junto a Pura Magia volvió para combatir la pachorra autocomplaciente con la sólida terapia del sillazo, preguntó si el consumo puede ser el motor permanente. "Se estandarizaron consumos que no sé si son sostenibles en el tiempo, como familias con 3 autos, cambio de plasma todos los años..."

Para nuestro Maestro Elbosnio lo que no es sustentable es que no haya restricción externa, es decir "que gastemos dólares que tanta falta hacen en celulares importados o ensamblados en Tierra del Fuego".

Para Mendieta nuestras campañas son de pocas promesas, algo que deberíamos cambiar. Para Elbosnio, en cambio, es bueno no prometer y sacar a relucir la gestión, como aconseja el Chivo Rossi. "Prometer, promete cualquiera".

"Claro, pero hoy es diferente", acotó Mendieta, mientras Pura Magia intentaba sacarle de la mano una botella de cerveza rota. "Si llegamos bien a las elecciones no es muy diferente, pese a que CFK no sea candidata", insistió el Maestro de Luz.

"Cuando mejor esté la situación económica más fino tenemos que hilar, el binomio cambio-continuidad es más sutil, más centrista", argumentó Mendieta mientras apoyaba la botella en la mesa y tranquilizaba a Pura Magia.

Barban recordó que el alfonsinismo proponía sacrificar el presente para lograr un futuro venturoso. "Néstor aniquila eso, porque el populismo es puro presente", concluyó bajo el aplauso enfervorizado de, justamente, los presentes.

"El populismo es pan para hoy y hambre para mañana, en eso los políticos serios son más expeditos" agregué aunque, como suele suceder, nadie me escuchó.

Luego de rezarle a la Vírgen de los Makistas recibimos de vuelta a Maby y al amigo Russian casi sano y salvo, cosa que no dejamos de agradecer.



Foto: en las escalinatas del Círculo Salvavidas, nuestro Maestro de Luz Elbosnio (en el centro, con uniforme makista) acompaña a Barban, al Inye, Contradicto, el General, Mendieta y Pura Magia.
Detrás, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo los miles de participantes de la cena que no pudimos listar por falta de recursos.

Esa misma merma de recursos es la que me obligó, otra vez, a oficiar de fotógrafo con la vieja Fed-2 que me regaló el Pato Echegaray en la Ferifiesta del ´83.


Pispeá
 

El nuevo matón del barrio


Columna publicada en Nueva Ciudad.

“Mientras se garantiza el derecho de los presos a tener un sueldo, se le quita un ingreso a la gente con Ganancias”.

Sergio Massa, diputado y candidato a presidente / diciembre 2014.


“Hay que meter bala a los delincuentes”.

Carlos Ruckauf, vicepresidente y candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires / agosto de 1999.



Unos años después de que el socialista François Mitterrand aboliera la noble tradición de la guillotina, una encuesta alertó sobre el aparente cambio de ánimo en la opinión pública francesa. Según ese estudio casi un 60% de la ciudadanía apoyaba el restablecimiento de la pena de muerte.

La encuesta consistía en unas pocas preguntas referidas a un supuesto atraco: ¿si unos desconocidos armados entraran en nuestra casa y amenazara a nuestra familia, buscaríamos protegerla aún al extremo de matarlos?

Confieso que si me topara en plena noche con varios desconocidos armados en un pasillo de mi casa mi primera reacción sería la de cortarlos en juliana, o incluso en brunoise, antes de hacerle correr el menor riesgo a mi familia.

En realidad lo notable no era la comprensible reacción de la mayoría de los encuestados frente a un peligro inminente sino la extrapolación de esa reacción en clave política: “la gente pide la pena de muerte”.

Ocurre que el pensamiento reaccionario suele apoyarse en este tipo de analogías elementales pero atractivas.

En 1999, Carlos Ruckauf, vicepresidente y candidato a gobernador de Buenos Aires, criticó la gestión deLeón Arslanian, ministro de Justicia del gobernador Eduardo Duhalde, logrando su renuncia y el freno de la reforma con la que había intentado desarmar la mejor Maldita Policía del mundo. Para ilustrar el cambio propuesto llamó a “meter bala” a los delincuentes, transformando a los policías en jueces y restableciendo la pena de muerte de hecho. Según aclaró, era “lo que pedía la gente”.

El candidato logró ganar las elecciones pero no terminar su mandato. Poco después del helicóptero que se llevó a Fernando De la Rúa, el matón que prometía bala también escapó, dejándole la provincia en llamas a su vice Felipe Solá (quién relanzaría la reforma policial junto a Arslanian), para refugiarse en los confortables salones de la Cancillería como ministro de Duhalde.

Pocos años después, bajo la presidencia de Néstor Kirchner, fue el turno del ingeniero Juan Carlos Blumberg, quien logró convocar multitudes y con apoyo mediático presionó al Congreso con propuestas que también parecían de sentido común: mayores penas para lograr menor delito. “Tuvo éxito oportunamente y para nosotros quedó la ruina de un Código Penal confuso, con amenazas penales sin proporción alguna en la reacción punitiva”, escribió el gran penalista Julio Maier.

Su falso título de ingeniero terminó con una prometedora carrera, como el abandono de la provincia terminó con el futuro político de Ruckauf.

Hoy tenemos un nuevo matón del barrio.

Luego de denunciar el proyecto del nuevo Código Penal, presentado por anarquistas irredentos como Federico Pinedo y Ricardo Gil Lavedra (que entre otras calamidades incentivaría las excarcelaciones, algo que en realidad regula el Código Procesal) Sergio Massa dobló la apuesta proponiendo la prisión preventiva de oficio. Llenar las cárceles ya colapsadas de presos sin condena con más presos sin condena -es decir inocentes- nos daría al parecer mayor seguridad.

También denunció que los presos que trabajan reciben un sueldo, añorando tal vez los buenos tiempos en los que picaban piedra por un plato de tasajo, y reclamó por unos asombrosos “derechos humanos para las víctimas de inseguridad”.

La distinción entre gente por un lado y presos por el otro apunta a consolidar la fantasía reaccionaria de la ciudadela sitiada. No hay complicidad policial o penitenciaria a desarticular, sólo hordas salvajes que debemos frenar imponiendo mayores penas -pese a que eso nunca redujo el delito- y eliminando derechos básicos, porque todos sabemos que un bárbaro no los merece.

Antes de exigir menos derechos y mayores penas sería recomendable que el nuevo matón del barrio le pregunte a su socio Solá por la reforma de la policía bonaerense que llevó a cabo junto a Arslanian, también coautor de ese proyecto de nuevo Código Penal que nunca leyó.

Aunque es cierto que se trata de una tarea un poco más compleja que enunciar aforismos de sobrecitos de azúcar y que requiere algo más de valor político que prometer bala o denunciar el sueldo de un preso que trabaja.


Foto: proyecto de afiche de campaña de Sergio Massa a favor del diálogo, el consenso y todo eso (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 3 de diciembre





Preocupado por el fin de ciclo kirchnerista que, como tantos otros anuncios, tarda en llegar, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, Bar Mitzvah y Fiestas Negras (la ya legendaria SeGuBarFi, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico para que organice la próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 3 de diciembre, en honor a San Sofonías, profeta que anunció catástrofes unos dos mil quinientos años antes de la Mentalista.

El lugar es el habitual, el ya legendario Salón Dorado Horacito Rodríguez Larreta del Círculo Salvavidas, ubicado en Cabello 3958, barrio carenciado de Palermo, a las 20:00.

Como creemos en las tradiciones mantendremos el sistema lanzado en la última cena: se pagará una entrada única de $60, lo que dará opción a empanadas frozen, vino de ferretería, gaseosa tibia a granel y las palabras de nuestro Maestro de Luz (por las que no se cobrará adicional alguno).

Quienes a pesar de la crisis, de la GestAFIP y del embate contra nuestros ahorros suizos dispongan de recursos podrán negociar con Moni (del Círculo Salvavidas) el plato Super De Luxe Primera Especial, como milanesa, pechuga, ensalada y demás manjares.

Por razones de seguridad nos vemos en la obligación de mantener el santo y seña: "¡Qué desmejorado que está Elbosnio!". Se lo exigirá en la entrada bajo pena de llamar al pelado de la Metropolitana.

Foto: Durante el último Congreso de Actualización Doctrinaria de la MAK, el General (en uniforme de fajina) enseña a elaborar dispositivos para amedrentar opositores con un frasco de mayonesa y un clip.

Cortesía Fundación Led para el Desarrollo de la Fundación Led.
Pispeá
 

La extraña virtud de la alternancia



Columna publicada en Nueva Ciudad.


Una letanía persistente señala a la alternancia en la política como La Virtud, así, con mayúsculas. Se hace referencia a ella no como la posibilidad que nos ofrecen las elecciones de decidir cambios por la mayoría sino como una característica positiva en sí. Es más, para algunos se trataría incluso de la esencia de la democracia.

El discurso opositor parece enamorado de esta magnificación. La alternancia per se aportaría lo necesario para evitar la corrupción, el enriquecimiento ilícito, las prebendas. En fin: que la cosa pública no se transforme en cosa privada. De lo que se trataría, en síntesis, sería de evitar como el ébola el riesgo del gobernante que se enquista en el poder (para utilizar una muy exitosa metáfora de anatomía patológica).

De tan virtuosa, la glorificación de la alternancia logra lo que pocos: que se tilde a un largo gobierno democrático de monarquía o dictadura, obviando el detalle del voto periódico de una mayoría que lo revalida.

Lo extraño de la cuestión es que la alternancia como cura preventiva contra el poder enquistado sólo es valorada en el caso del Poder Ejecutivo, preferentemente nacional. El resto de los factores de poder no sólo no ve la alternancia como un valor en sí sino que valora todo lo contrario, la continuidad.

Ninguna junta de accionistas votaría en contra de la continuidad de un CEO exitoso para beneficiarse de algo tan intangible como la alternancia. Al contrario, los buenos resultados suelen ser una buena razón para esperar más buenos resultados.

Un CEO recibe el mandato de sus accionistas al igual que un presidente de sus electores. Las decisiones de un CEO enriquecen o empobrecen a sus accionistas de forma comparable a las decisiones de un presidente con sus representados. Ambos disponen de un gran poder discrecional delegado y pueden padecer la tentación de usar los recursos de los accionistas-electores en beneficio propio, pero sólo uno tiene un freno legal a su continuidad.

La Iglesia Católica elige a su representante máximo- con rango de Jefe de Estado- a perpetuidad, delegando en Dios el término de su mandato.

Algo similar ocurría con los jueces de la Corte Suprema. Aunque siendo el nuestro un Estado laico ya no era Dios quien estipulaba el fin de su mandato sino la biología. Hoy existe el límite de una edad máxima, pero la idea sigue siendo la misma: privilegiar la continuidad y la experiencia por sobre la alternancia.

Tampoco los senadores o diputados tienen un límite de mandatos, como tampoco lo tienen esos expertos en estructuras enquistadas como son los rectores de universidades.

No permitir la continuidad de un Jefe de Estado limita su discrecionalidad y sus eventuales abusos pero también nos hace perder los beneficios de una experiencia exitosa. Si la presidencia fue fallida, ¿no podemos suponer que pocos la querrían prolongar?.

En la mesa del Poder, donde el presidente discute con empresarios, dueños de medios, representantes de la Iglesia, sindicalistas, embajadores o jueces, el único cuya continuidad está limitada es justamente el único que votamos. La razón es que tememos al tirano perpetuado por los votos, aunque nuestra historia sea avara en tiranos democráticos y prolífica en dictadores que nadie votó.

Hasta la reforma de 1994, nuestra Constitución preveía un mandato no renovable. Nuestros constituyentes parecían temerle más a los riesgos que podrían generar dos períodos consecutivos de un mismo presidente que a la pérdida de los beneficios de prolongar una presidencia exitosa.

Mientras limitamos su continuidad y los juzgamos cada dos años en base a los resultados coyunturales, solemos exigir que nuestros gobernantes tengan una visión de largo plazo. Es decir, que construyan futuro limitando su presente y que no hagan hincapié en esa coyuntura que decidirá nuestro voto y su continuidad (en ese sentido es asombroso que a nadie se le haya ocurrido la idea de limitar los mandatos presidenciales a un solo día).

La magnificación de la alternancia como esencia de la democracia no deberían limitar los entusiasmos, los deseos y la libertad de elección del verdadero protagonista de esa misma democracia, el ciudadano.


Foto: reacción de una junta de accionistas a la propuesta de no reelegir al CEO exitoso para beneficiar de la virtud de la alternancia (gentileza Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED). 
Pispeá
 

La sensación de corrupción



Columna publicada en Nueva Ciudad.


“Me preocupa la corrupción del puente que no se hace, no la corrupción del puente que se hace y cuesta 40% más.”

“El costo visible de la corrupción es cuando convive con las decisiones equivocadas respecto de la gestión del país y el rumbo.”


Miguel Bein (entrevista de J. Fontevecchia / marzo del 2014)


Una letanía persistente describe a los kirchneristas como gobernantes inescrupulosos cuyo único fin es acumular riquezas pero que, sin embargo, confrontan con los grupos económicos más poderosos, históricamente proclives a premiar los apoyos políticos.

Dispondrían para el saqueo de la ayuda incondicional de una justicia adicta aunque, asombrosamente, no logran el apoyo de esa misma justicia adicta en iniciativas que consideran vitales, como la Ley de Medios.

El hecho de que las condenas por corrupción no estén a la altura de la sensación de corrupción, sólo prueba la complicidad judicial. “Si no condenan a los chorros es que los jueces también lo son”, concluye el ciudadano indignado, reemplazando al fallo imperfecto por la perfección de sus certezas.

Ese mismo ciudadano indignado exige que un funcionario sospechado o investigado renuncie, otorgándole a los medios de comunicación o al Poder Judicial, cuyas investigaciones pueden durar más de una década, la facultad de vetar ministros o incluso Jefes de Gobierno.

Los candidatos opositores, subidos a esa ola indignada, proponen implementar una genuina independencia judicial a la vez que prometen “mandar a todos los delincuentes a la cárcel”, un deseo algo contradictorio con la tan deseada independencia de los jueces.

La sensación de corrupción clausura cualquier debate político. El sospechado es corrupto y el corrupto es sólo eso, un corrupto. La sensación de corrupción, además, iguala al conjunto de la oposición. Quienes están a favor de alguna iniciativa oficial la denuncian por estar de alguna manera ligada a la corrupción junto a quienes se oponen con ahínco a esa misma iniciativa.

El enfrentamiento político no sería entre políticas diferentes o diagnósticos opuestos sino entre honestos y corruptos. Un combate, al parecer, milenario.

Sin embargo, si gracias a las investigaciones de un ignoto Lanata del siglo XIX hoy nos enteráramos que el ministro Eduardo Wilde robó un cenicero, no lo trataríamos por eso de corrupto. “Es sólo un cenicero” argumentaríamos con razón. ¿Y si fueran cien? ¿Y si fueran mil o diez mil ceniceros?

¿A partir de cuántos ceniceros Eduardo Wilde dejaría de ser el ministro brillante al que le debemos la Ley 1420 de Educación Común para transformarse en un corrupto cuya obra política no merece siquiera ser analizada sino sólo denunciada su condición de tal?

Si nos enteráramos que Moreno Ocampo pasó viáticos indebidos durante el Juicio a las Juntas o nombró amigos en la fiscalía, ¿eso modificaría su notable tarea como fiscal adjunto en ese mismo juicio?

Por otro lado y más cerca de nosotros ¿el drama de los ´90 fue la pista de Anillaco, la Ferrari de Menem y el petit hotel de María Julia o un diagnóstico errado que llevó al país a la quiebra?

Del primer peronismo hoy valoramos el aguinaldo, las vacaciones pagas, las viviendas sociales, los hospitales o el estatuto del peón, pero insólitamente no recordamos las escandalosas joyas de Evita, la denunciada fortuna de Perón o los sospechosos manejos de la Fundación Eva Perón. Sin embargo, esos hechos desbordaron los medios opositores de aquella época y las conversaciones indignadas de ciudadanos virtuosos. Incluso algunos, pese a apoyar muchas de las medidas oficiales, respaldaron el golpe del ´55 con el argumento de “frenar los abusos”.

La historia demostró que sólo lograron interrumpir los logros.

Un gobernante debería ser juzgado por sus iniciativas políticas, como un director lo es por sus películas sin que nos preguntemos si su productora está al día con las cargas sociales. Iniciativas y películas son lo que perdura y lo que cambia, para bien o para mal, la vida de las mayorías.

Si además el gobernante o el director robaron un cenicero, o mil, o diez mil, esperamos que sean juzgados y condenados, probablemente con la dificultad que implica juzgar y condenar a cualquier ciudadano poderoso (si los jueces fueran inmunes al poder nuestras cárceles no estarían tan llenas de pobres diablos y tan raleadas de poderosos).

Se suele argumentar que los políticos manejan “nuestra plata”, algo que no ocurre con los privados. Es un argumento falaz: el dinero que fugan los privados, las sobreganancias por posiciones dominantes o los ingresos no declarados son igualmente “nuestra plata”.

Como señala Miguel Bein, el costo mayor de la corrupción es el de instrumentar decisiones políticas desacertadas. Por eso quienes se interesan por la política deberían focalizar su atención en esas decisiones y no en el eventual instrumento delictivo, una tarea que deberían dejarle al fiscal.


Foto: Eduardo Wilde en su escritorio junto al sospechoso cenicero cuya adquisición con fondos federales nunca fue desmentida (gentileza Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).

Pispeá