Mesa de Autoayuda K

Grupo de autoayuda para quienes padecen ciertas molestias ante
comentarios Anti-K o incluso descubren alguna tolerancia al peronismo.

Las Viudas de la primavera alfonsinista

Columna publicada en Nueva Ciudad.
“Sobrevivir es lo primero: Desde su primera salida anticipada del gobierno en 1989, el radicalismo practica estrategias de supervivencia”.
Mario Wainfeld

Además de las hombreras, las Ferifiestas y los jeans nevados, los años 80' nos legaron la primavera alfonsinista.

Este corto período del gobierno de Alfonsín nos enseñó que el drama argentino era la falta de respeto a la Ley, la famosa anomia analizada por Carlos Nino, filósofo, jurista y uno de los más brillantes asesores de Raúl Alfonsín.

Alfonsín nos hizo soñar con una idea atractiva: declamando el Preámbulo podríamos conseguir un país más justo, más desarrollado y más tolerante. Nuestro drama era de procedimientos antes que de intereses contrapuestos o de abusos de los poderes no electorales.

Una parte de la generación que se inició en la política con el entusiasmo de la primavera alfonsinista, en particular con el que generó el histórico Juicio a las Juntas, mantuvo esa ilusión inicial: lo relevante en la política son las formas y las intenciones más que las iniciativas en sí e incluso más que los resultados. Algunos los han llamado las Viudas de Alfonsín pero en rigor de verdad son las Viudas de la primavera alfonsinista, ya que su mentor dejó de lado esa candorosa ilusión frente a las primeras dificultades.

Cuando la supervivencia de su gobierno lo exigió, ofreció el Ministerio de Trabajo a los mismos sindicalistas que tanto había combatido, cedió frente a los carapintadas que había denunciado y frenó la política de DDHH que había erigido como la bandera de su gestión.

Ya como opositor, buscó preservar a su partido negociando con Menem el Pacto de Olivos que le otorgó la ansiada reelección a cambio del tercer senador por la minoría. Luego del desastre de las presidenciales de 1995 en las que la UCR quedó tercera, armó la Alianza junto al Frepaso, cuyo objetivo explícito fue frenar la continuidad del peronismo además de salvar al radicalismo de la irrelevancia.

Es decir que el estricto manual de formas republicanas y buenas intenciones enunciado junto al Preámbulo sólo fue aplicable a los avances ciudadanos, no a la supervivencia de su partido.

La realpolitik de supervivencia, por llamarla de alguna manera, no fue un invento alfonsinista. Todos los líderes radicales la aplicaron de una u otra manera, conjugando su rol de “custodio de las formas”, como escribió Martín Rodríguez, con el apoyo entusiasta a gobiernos de facto carentes de toda legitimidad, pero que les permitían mantener activa la red local que constituye hasta hoy la columna vertebral de la UCR.

El acuerdo entre la UCR y el PRO anunciado por Ernesto Sanz, el muchacho que dice querer ser Presidente, retoma ese histórico instinto de supervivencia. Si algo se le puede criticar al acuerdo es la ausencia de ambición, ya que la UCR se conforma una vez más con frenar la continuidad oficialista, pero no una supuesta incoherencia ideológica.

La primavera alfonsinista fue una breve anomalía en un partido históricamente más a gusto con el lápiz rojo de Angeloz, la rosca balbinista, la mesura de un De la Rúa o las denuncias de Sanz o Morales sobre los estragos del populismo, que con los enunciados del primer Alfonsín.

De hecho, la agenda de la primavera alfonsinista fue retomada por el kirchnerismo frente a la casi constante oposición de la UCR: desde la Ley de Medios hasta la reforma del Código Procesal Penal que el Consejo para la Consolidación de la Democracia coordinado por Nino ya había planteado en 1985, pero también a través de iniciativas progresistas como la expropiación de YPF, el fin de las AFJP, la AUH, el matrimonio gay o la derogación de las leyes que Alfonsín había hecho votar para frenar el impulso que él mismo había iniciado.

La gran diferencia es que el kirchnerismo descreyó de la mágica eficacia del Preámbulo y usó la realpolitik no sólo para su propia supervivencia, algo elemental si se pretende gobernar, sino también para llevar adelante esa agenda.

Ese uso instrumental, para retomar una expresión de Beatriz Sarlo referida a la política de DDHH de Néstor Kirchner, es el que enfurece a las Viudas de la primavera alfonsinista, que apoyan la mayor parte de las iniciativas conseguidas en estos años, pero no así, no ahora, no de esa manera, no con esas intenciones, no con esa gente, no…

Foto: Dos Viudas de la primavera alfonsinista durante las festividades de San Alfonso Mártir (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 1 de abril de 2015


Preocupado por el repunte de la imagen de CFK que sólo puede anunciar un nuevo tiro en el pie oficialista, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, Fiestas Negras y Bar Mitzvás (la ya legendaria SeGuFiNeBarMi, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico para que organice la próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 1 de abril, en honor a San Walerico, abad cuya vida ejemplar iluminó en la suya.

Para intentar acortar un poco los eternos discursos de Contradicto, la Gerencia de Invitados Ilustres (la célebre GIL) decidió invitar a Eduardo Jozami

Asombrosamente Jozami aceptó.

El lugar es el habitual, el ya legendario Salón Dorado Horacito Rodríguez Larreta del Círculo Salvavidas, ubicado en Cabello 3958, barrio carenciado de Palermo, a las 20:00.

Pese a ser K respetamos las tradiciones: se pagará una entrada única de $60, lo que dará opción a empanadas frozen (en el milagroso caso de que haya suficientes), vino de ferretería y gaseosa tibia a granel.

Quienes dispongan de recursos a pesar de la crisis que Zannini nos obliga a no mencionar podrán negociar directamente con el Círculo Salvavidas el plato Súper De Luxe Primera Especial, como milanesa, pechuga, ensalada y demás manjares.

Por razones de seguridad nos vemos en la obligación de mantener el santo y seña: "¡Qué desmejorado que está Elbosnio!". Se lo exigirá en la entrada sin excepción.

Foto: En la Universidad de Verano de la MAK, el General inicia a los nuevos reclutas en el difícil arte de mejicanear la pelota.

Cortesía Fundación Led para el Desarrollo de la Fundación Led.
Pispeá
 

La irrelevancia obstinada o la realpolitik desenfrenada


Columna publicada en Nueva Ciudad.

“… para consolidar esta nueva coalición era necesario marchar con cuidado, porque avanzar demasiado en el barrido de los establos de Augias podía antagonizar, y perder, a más gente y estructuras de apoyo que las que se podrían alcanzar entre los independientes enrolados como transversales. Y además, muchos de estos últimos seguían sufriendo una incurable tendencia a protestar y quejarse ante el menor contratiempo.”

Torcuato Di Tella, prólogo a El Pensamiento del Peronismo.


El menemismo fue un período generoso para un cierto tipo de progresismo. En aquella época alcanzaba con criticar en un almuerzo familiar la pista de Anillaco, el petit hôtel de Maria Julia o la vulgaridad de Zulemita para sacar carnet de progre. Por lo general, los medios opositores no analizaban el problema de fondo -el modelo político- sino que denunciaban uno de sus aspectos instrumentales: la corrupción. El gobierno era corrupto y eso explicaba casi todo.

La Alianza fue la concreción política de ese error de diagnóstico. Ganó las elecciones proponiendo hacer lo mismo que su predecesor pero sin corrupción, una especie de menemismo blanco, y terminó con un presidente huyendo en helicóptero y dejando un país en llamas.

Luego del interregno duhaldista, el kirchnerismo intentó una alianza política más amplia que el PJ que, por un lado, aportara nuevos bríos frente al temido grito “que se vayan todos” del 2001 y, por el otro, que le diera peso suficiente como para enfrentar a Duhalde, su antiguo mentor.

Fue la época de oro de la Transversalidad primero y, luego de su fracaso, de laConcertación Plural, que llevaría a Cobos como vice de CFK en 2007 y que también volaría por el aire con el conflicto de la 125 y el famoso voto no positivo.

De aquellos antiguos compañeros de ruta, algunos se quedaron, como el Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella, ya casi una línea interna kirchnerista. Muchos otros se alejaron: los Libres del Sur, de Tumini y Donda; Juez y su Partido Nuevo; o los electrones libres, como Lozano o Bonasso.

Como señala el texto de Torcuato Di Tella, esos compañeros de ruta sufrieron una incurable tendencia a protestar y quejarse ante el menor contratiempo. No estaban en contra de las grandes iniciativas del kirchnerismo- como la nueva Corte, la renegociación de la deuda, la política laboral, la masiva integración al sistema de jubilados sin aportes, el fin de las AFJP, la ley de Matrimonio Gay, la Ley de Medios, la ley de Identidad de Género o la nacionalización de YPF- pero no podían tolerar las formas rudas del gobierno, su estilo verticalista o sus aliados impresentables.

Al igual que el diputado Luis Zamora, quien votó en contra de la anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida a las que siempre denunció para no apoyar “la hipocresía kirchnerista” quienes se definían como progresistas se alejaron del gobierno que llevaba adelante la agenda que siempre habían defendido.

La justificación de ese distanciamiento llegó también a través de nuevos dramas a denunciar, como los estragos de la megaminería, la persecución a los Qom y sobre todo –al igual que con el menemismo- la corrupción.

Quienes se alejaron de Néstor Kirchner al descubrir que no era Camilo Cienfuegos pudieron entusiasmarse entonces con Cobos, Sanz, Prat Gay o la Mentalista Carrió ya que todos estaban de acuerdo en lo esencial: el drama de la Argentina es la corrupción (tal como lo explica un simpático spot de Donda y Gil Lavedra).

Luego de la explosión del multimarca UNEN, el radicalismo acaba de decidir aliarse al PRO de la mano de Sanz, no sin fricciones internas. Sus ex socios progresistas de Libres del Sur y GEN quedaron a la intemperie luego de casi diez años de compartir coaliciones, diagnósticos y objetivos. Lo más asombroso es que esos mismos políticos a la intemperie aplaudieron cuando su candidato Hermes Binner decidió dejar de serlo. Al parecer la falta de ambición sería un gesto de grandeza.

Luego de una década de agobiarnos con la letanía de la Heidipolitik, el progresismo anti-K nos ofrece dos opciones para superar la noche kirchnerista: la irrelevancia obstinada o la realpolitik desenfrenada.



Foto: Ernesto Sanz analiza los restos del acuerdo programático con Mauricio Macri (gentileza Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

CFK invade Polonia y asesina a Nisman.



Columna publicada en Nueva Ciudad.

«… damas y caballeros, tengo que anunciarles una grave noticia. Por increíble que parezca, tanto las observaciones científicas como la más palpable realidad nos obligan a creer que los extraños seres que han aterrizado esta noche en una zona rural de Jersey son la vanguardia de un ejército invasor procedente del planeta Marte…»

Orson Welles interpretando “La guerra de los mundos” de H.G. Wells. Radio CBS, NY, 30 de octubre de 1938.




Hace algún tiempo supimos que CFK planeaba invadir Polonia.

Gracias a la información que fuentes muy cercanas a la presidenta filtraron a la prensa, nos enteramos que efectivamente planeaba atacar ese país europeo con el que mantenemos relaciones amigables y una larga tradición cultural.

Pese al clamor de los kirchneristas mesurados pidiendo que CFK desmintiera una iniciativa indefendible que remitía al Tercer Reich, el incómodo silencio oficial terminó por confirmar la veracidad de la denuncia.

Una campaña llevada adelante por intelectuales y periodistas independientes logró el apoyo de miles de manifestantes y exigió que CFK desistiera de ese inexplicable proyecto.

Finalmente la invasión nunca ocurrió. La prensa independiente había logrado frenarla.

La misteriosa muerte del fiscal Nisman luego de haber presentado una denuncia contra CFK y su Canciller por el encubrimiento del atentado a la AMIA generó un comprensible clamor popular y la indignación de los medios, algunos de los cuales incluso acusaron a CFK de haberlo matado.

Es cierto que alguien que planeó invadir Polonia no dudaría ante un simple asesinato.

Como en el caso de aquella invasión, no importan tanto los hechos: el movimiento de tropas preparándola, por ejemplo, o el encubrimiento efectivo en el caso de la denuncia de Nisman, sino una intencionalidad secreta detectada antes por la prensa independiente y hoy por el fiscal.

La reticencia de CFK a desmentir el escandaloso proyecto de invasión probó su culpabilidad con la misma contundencia que sus declaraciones y acciones a favor de juzgar a los sospechosos del atentado prueban la secreta intención de encubrirlos.

En ese sentido, que Interpol nunca haya retirado las famosas alertas rojas sobre los ciudadanos iraníes prueba que el gobierno no tuvo éxito en lograr esa parte fundamental de su acuerdo secreto con Irán. Una vez más, los hechos probarían las intenciones contrarias, una conclusión creativa desmentida por el ex titular de ese organismo internacional, quien aclaró que el gobierno argentino siempre exigió el mantenimiento de esas alertas.

El otro punto fuerte de la acusación es la información que se desprende de las centenares de horas de escuchas entre un líder religioso pro-iraní y un allegado al gobierno argentino. Los escuchados mencionan la voluntad de cada gobierno en lograr un acuerdo (un dato público), citan reuniones secretas, invocan cercanías con funcionarios, piden paciencia y lamentan los retrasos o las declaraciones de tal o cual ministro.

Imagino que centenares de horas de conversaciones entre la Madre Teresa y Heidi podrían determinar una cantidad similar de sospechas.

El juez Rafecas rechazó la denuncia presentada por el fiscal que reemplazó a Nisman. Sobre las alertas, explicó que un simple llamado al titular de Interpol hubiera aclarado ese punto esencial de una investigación de dos años, según los propios dichos de Nisman.

Sobre las escuchas, opinó que los deseos del Canciller y la Presidenta -aún en el hipotético caso que lograran ser probados por esas conversaciones entre terceros- no constituirían delito alguno, al menos mientras tomáramos la precaución de permanecer en un Estado de derecho.

El fiscal rechazó el rechazo, explicando que la tarea de un juez de instrucción es investigar los supuestos delitos para determinar si lo son, no determinar que no lo son para no investigarlos. Pidió que se estudiaran los memos de la Cancillería referidos a los supuestos encuentros mencionados en las escuchas. No quedó claro si también se le debía preguntar a CFK si tuvo la íntima intención de encubrir el atentado, como antes la tuvo de invadir Polonia.

La denuncia del fiscal Nisman insiste en la hipocresía de la presidenta, una acusación que sí tiene sentido: durante años CFK actuó en un sentido diferente a sus verdaderas intenciones, esas que tal vez sólo su cura párroco conozca con certeza.

Foto: un agente de La Cámpora escapa del departamento de Nisman en un dispositivo volador fabricado por el INVAP con la plata de los jubilados (gentileza Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Los Héroes Instantáneos y la Oposición Outsourcing




Columna publicada en Nueva Ciudad.


“Representar en democracia es magia y trabajo.”

Marcelo Leiras





Hace años que la oposición ha delegado en terceros la tarea de entusiasmar a la ciudadanía, aunque a diferencia de las empresas que eligen tercerizar sus procesos administrativos (Outsourcing) para ocuparse del foco de su negocio, como dicen los consultores, la oposición no logra encontrar el suyo.

Salvo los políticos que controlan un distrito relevante -entre los cuales se destaca el PRO en la CABA- y logran generar una representación propia con liderazgos atractivos, la mayoría de la dirigencia opositora corre detrás de una agenda formada por otros y, sobre todo, detrás de héroes ajenos.

Esos héroes suelen ser, además, instantáneos. Nacen por una razón coyuntural pero, lamentablemente para quienes se ilusionan con su llegada, desaparecen a la misma velocidad.

El falso ingeniero Blumberg primero y el modesto chacarero Alfredo De Angeli después, iniciaron la saga.

Los héroes instantáneos posteriores fueron mucho más efímeros: desde la heroína Luján Telpuk, la policía aeroportuaria que descubrió la valija de Antonini Wilson; hasta el gendarme Maza, líder de los reclamos salariales de los uniformados; pasando por Paula de Conto, la despachante de aduana maltratada por el secretario Moreno; el fiscal Campagnoli, el juez Bonadío y el actor Cutzarida. Son muchos y es difícil recordarlos a todos.

La denuncia del fiscal Nisman contra CFK y su muerte posterior lo convirtieron en el último héroe instantáneo, llegando incluso a ser comparado con Strassera, el histórico fiscal del Juicio a las Juntas.

Miles de personas marcharon el 18 de febrero para conmemorar su muerte y pedir justicia. Los líderes opositores apoyaron la marcha pero lo hicieron desde atrás, explícitamente sin banderas partidarias, como si la exigencia de justicia no pudiera ser un reclamo político y que quienes aspiran a gobernarnos no pudieran llevarla adelante.

Los héroes instantáneos que generan entusiasmo efímero entre el electorado más ruidosamente antiK comparten una característica fundamental: ninguno es político. El electorado opositor más extremo (pero también más visible) no parece poder resolver su orfandad política. El discurso antipolítico que acompaña el apoyo a esos héroes efímeros a través de exigencias absolutas los aleja de toda posibilidad de articulación política.

La oposición, en lugar de intentar conseguir apoyo a través de su propio proyecto político articulando los reclamos ciudadanos, adopta un discurso de Heidipolitik y repite los clásicos lugares comunes anti-mayoritarios.

Llega incluso a la paradoja, para un político, de denostar los actos masivos por no tener la aparente independencia y legitimidad de las marchas ciudadanas. Una especie de alergia hacia las muchedumbres encuadradas, algo letal para quien pretende seducir el voto de las mayorías y sobre todo, gobernar.

Ante cada nuevo conflicto social la oposición imagina que este será la bala de plata que terminará de una vez con la pesadilla kirchnerista.

El drama del outsourcing de entusiasmo es que los partidos políticos diluyen sus programas para entrar con fórceps en una grilla ciudadana de absolutos: de “buenos ciudadanos” contra “malos militantes”; de consignas de ONG en donde la falta de conferencias de prensa puede tener el mismo peso que el índice de pobreza, o donde los gastos de hotelería de CFK se igualen al nivel de desempleo.

La Oposición Outsourcing es un atajo de corto plazo que no sólo pretende ahorrarse el trabajo de construcción política que menciona Marcelo Leiras sino que sueña con eludir el inevitable conflicto de cualquier discurso político que salga de las consignas amables de una ONG que defiende a los delfines.

A la luz de estos doce años de kirchnerismo, el outsourcing de entusiasmo y los Héroes Instantáneos no sólo no han representado un atajo para la oposición sino que fueron su propio laberinto.


Foto: casting de candidatos a 
Héroes Instantáneos (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 11 de marzo del 2015




Preocupado por el rechazo de Rafecas a escuchar las 9.000 horas de archivos de Stiuso antes de presentar su dictamen, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, Pechito con Pechito y Zarandeos (la ya legendaria SeGuPeCoPeZa, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico para que organice la próxima Gran Cena de la MAK el miércoles 11 de marzo, en honor a San Sofronio de Jerusalem, obispo cuyo martirio a manos de los sarracenos ayudó a nuestro Maestro a encontrar el camino en momentos de incertidumbre.

El lugar es el habitual, el ya legendario Salón Dorado Horacito Rodríguez Larreta del Círculo Salvavidas, ubicado en Cabello 3958, barrio carenciado de Palermo, a las 20:00.

Pese a ser K respetamos las tradiciones: se pagará una entrada única de $60, lo que dará opción a empanadas frozen (en el milagroso caso de que haya suficientes), vino de ferretería y gaseosa tibia a granel.

Quienes dispongan de recursos a pesar de la crisis que Zannini nos obliga a no mencionar podrán negociar con Moni (del Círculo Salvavidas) el plato Super De Luxe Primera Especial, como milanesa, pechuga, ensalada y demás manjares.

Por razones de seguridad nos vemos en la obligación de mantener el santo y seña: "¡Qué desmejorado que está Elbosnio!". Se lo exigirá en la entrada bajo pena de llamar a Horacito Rodriguez Larreta.

Foto: En la Universidad de Verano de la MAK, el General (en el centro, con tocado makista) inicia a los nuevos reclutas en los misterios de la infalibilidad elbosniana.

Cortesía Fundación Led para el Desarrollo de la Fundación Led.
Pispeá
 

Así fue la Gran Cena de la MAK del miércoles 4 de febrero


Preocupado por el rechazo oficial a pedir ayuda al FBI para resolver el caso Nisman como propone Massa, nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el Sri Sri Ravi Shankar del kirchnerismo de salón, dio curso a la Secretaría de Guateques, Cachondeos y Cuchufletas (la ya legendaria SeGuCaCu, por sus siglas en inglés) liderada por Nagus el Magnífico, para que organice la Gran Cena de la MAK el miércoles 4 de febrero, en honor a San Eutiquio, obispo romano cuyo martirio iluminó a nuestro Maestro en sus momentos de zozobra.

La amiga Graciana, pese a haber recibido la correspondiente NO invitación, volvió a no iluminarnos con su presencia. En compensación, recibimos la luminosa visita de Mariana Moyano, cuyo paso por el Salón Dorado Horacito Rodríguez Larreta dejó un tendal de admiradores en estado de shock.

Luego de leer escrupulosamente el Orden del Día que estableció la imperiosa necesidad de contar con uno, y de definir de manera fehaciente el número de fin de ciclo kirchnerista de la semana (“Doy fe que es el Nº 8.967” anunció la doctora María Amelia, escribana de la MAK) dimos curso al Inye para que lanzara su ya legendaria y muy esperada Crónica de la Rosca Bonaerense.

El Inye opinó que la muerte de Nisman frenó todo debate político ("al que saca la cabeza con lo de Nisman, como intentó Massa con lo de la querella, se la cortan").

"Massa necesita recursos, (sólo para la provincia necesita cien millones de pesos), por eso lo metió a De Narváez, lo que le dio la excusa a Posse para rajar y enfureció a Giustozzi". "Hay que escuchar al diputado San Pedro, que se fue del massismo y volvió al FPV, cuando dice que no pensó incorporarse al Grupo A".

Para el amigo Osky, "hasta el 2013 la campaña de Massa se la hizo J. Walter Thomson, que es como decir la Embajada, y después fue Agulla".

Según el Inye, los únicos que tienen recursos para una campaña nacional son el FPV y el PRO, con fondos de la CABA. "La guita disciplina, de ahí que se junten todos en una MegaPASO". "Los radicales no apuestan a ganar, sino a conservar diputados y gobernadores. Consideran con razón que el voto radical/republicano no debería ir a Macri".

Para nuestro Maestro de Luz Elbosnio, el voto republicano es preferentemente antiK, es decir que debería alinearse con el candidato que vea con más chances de ganarle al kirchnerismo.

Para el Inye, existe un efecto Randazzo. San Pedro se fue con Randazzo, pero además, según las mediciones, donde sube Randazzo el que baja es Massa. Scioli, por su lado, parece haber llegado a un techo. Otro que empieza a medir bien en la provincia es Bossio.

Ante una pregunta de nuestro Maestro Elbosnio sobre la posibilidad de que Randazzo pueda ganarle a Scioli "sin dedo de CFK", el Inye contestó que sí. "Scioli está estancado". Y agregó, ante la sorpresa de algunos y la indignación de otros, ya que en la sala había menores: "es muy difícil que alguien se erotice con Scioli".

Nuestro Hombre en la Plata dio la primicia de la formula de Massa, si no hay cambios o cataclismos: Massa-Morales, como pide la gente, en particular la gente que conforma la familia de Morales.

Ante la sorpresa de un compañero frente a la ausencia de Lavagna en esa fórmula, el Inye explicó que Lavagna es una superstición electoral (en eso se parece mucho a sus ex aliados radicales).

"Los próximos pasos de la UCR serán en marzo, con la Comisión Radical Provincial y sobre todo la Nacional. Cobos quiere que vayan solos, Morales quiere ir con Massa y Sanz con Macri, pero Sanz no manda ni en su casa", concluyó nuestro Hombre en La Plata.

Con respecto a la muerte de Nisman, para nuestro Maestro de Luz hay dos sospechosos claros: Kicillof y el intendente de Valizas. Ambos lograron salir de la primera plana de los diarios, se acabaron los noteros en el Ministerio de Economía y la intendencia uruguaya volvió a su placidez oriental.

El Inye agregó otro sospechoso: "el día anterior, Contradicto aseguró en el Vermucito que Nisman no iría a declarar al Congreso". Para pensar.

Barban, nuestro Hombre en Economía, aseguró que no fue el equipo de Kicillof, pero aclaró que "la denuncia irresponsable y técnicamente indefendible de Nisman causó un daño irreversible al país". "La Argentina pierde por esta sospecha la voz que se ganó dentro de los foros internacionales. Y eso en un momento en el cual, con la inflación por debajo del 25% y un dólar controlado, el gobierno ha recuperado el control de las variables"
Para Barban el problema sigue siendo la falta de crecimiento, en un contexto regional muy difícil.

Fue en ese momento que nos dimos cuenta que los oradores hablaban sin interrupciones, visiblemente perdidos. Indignados, buscamos a Dani, Interrumpidor Oficial de la MAK y a Matías, su joven Padawan para pedirles explicaciones, pero entendimos con dolor que no habían venido. El amigo Tom Slick, Acotador Compulsivo de la MAK- quizás por haber sido acotado en sus últimas acotaciones- tampoco dio el presente. La gente no entendió.

Por suerte la Rama Femenina sí dio el presente, con Graciela B., Lauravi, Mabel y Helenita, pese a las dolorosas y persistentes ausencias de Clauion, Gladiadora y la Señora Bibiloni. La joven Alesitoide se agregó a la lista, intentando atenuar la tendencia Carta Abierta de la MAK, potenciada por una Rama Masculina de DNI escalofriantemente bajo.

La Mesa Separatista volvió con La Carancha, que llegó para marcarle la cancha a un Mus cada vez más dicharachero y entrador.

Recibimos nuevamente la visita de Las Pornógrafas, responsables junto al amigo DiegoHC de la Gerencia de Ratoneos, Sogas y Látigos de la MAK; y de Maby y The Russian, que se interesaron por los cursos que dicta la Gerencia.

También recibimos la visita del amigo Manolito 2.0, que, según pudimos saber al desgrabar su tarjeta SUBE, quedó agradablemente sorprendido y prometió volver. No salimos de nuestro asombro.

El amigo Leo, nuestro Gerente de Mesas Móviles, llegó pocos minutos antes que terminara la cena y opinó que las mesas que había dispuesto Moni, del Círculo Salvavidas, estaban bien. Es un profesional que no se toma sus responsabilidades a la ligera. Ojalá el resto de los arquitectos lo imitara.

Como la MAK busca no limitarse a lo nacional sino que aspiramos a que sea leída más allá de Salguero e incluso más allá de Las Heras, conversamos sobre las elecciones griegas.

Para Contradicto, Grecia puede defaultear sin salir del euro. Para Barban, si quiere hacerlo es en junio, mes del primer vencimiento grande. Pero en caso de default, los griegos van a exigir euros y Grecia para responder a esa demanda lanzaría dracmas.

Según Barban, Syrisa frenó las privatizaciones en curso, pero Grecia no puede sola y para Europa que Grecia se vaya es un problema. Hoy cada euro que entra sale para pagar la deuda, no hay solución sin quita.

Contradicto intentó agregar algo pero en ese momento llegó Mariana Moyano y la muchachada dejó de prestarle atención.

Para Moyano, el caso Nisman desató una olla de 40 años de Servicios (Stiuso entró a la SIDE con Lanusse). "No dejemos que el bosque nos tape el árbol. Nisman es un ejemplo perfecto de la lógica de los Servicios, fue secretario del Juez Larrambebere durante la investigación del asalto al cuartel de La Tablada en 1989 por militantes del MTP, que convalidó la versión del Ejército".

"En diciembre, la Corte Suprema habilitó la investigación por los fusilamientos sumarios y las desapariciones ocurridas durante el copamiento a La Tablada, hechos que contradicen la versión oficial. Nisman estaba hasta las manos con esa causa".

Para Moyano el tema no es Nisman sino la Justicia Federal en su conjunto. "La Justicia actuó durante La Tablada como actúa ahora (recordó que ese mismo día había salido otra cautelar para frenar la adecuación de oficio de Clarín)".

"A Nisman le habían prometido una reunión de Comisión en el Congreso, sin el FPV y sin los medios. Tal vez Stiuso le había prometido escuchas que nunca llegaron".

"Hay que ver como es todo el proceso. A Nisman le sueltan la mano. Pagni, por ejemplo, lo destruye. Un día antes de su muerte ya nadie defendía su investigación".

"Hay que meterse en el barro para entender". "Te falta glamour", la chicaneó Contradicto, "pero me sobra rock & roll" retrucó Moyano.

Nuestro Maestro de Luz criticó una especie de falso punto medio entre los periodistas que buscan ser imparciales. "Es como explicar que uno no es ni nazi ni judío, sino algo entre medio".

Fue en ese momento que ante la algarabía general servimos la generosa torta de cumpleaños del Contradicto (de 76 metros de diámetro según el INDEC y unos 12 cm según el IPC Congreso). El Contradicto, personaje solitario y poco apreciado, agradeció lo que tal vez fuera su primera torta de cumpleaños.

Mientras tanto, nuestro Maestro de Luz Elbosnio y el amigo Rousseaux, Miliciano Senior del AFSCA, se lanzaron en un diálogo sobre twitter que sería la conclusión de la noche:

- "Twitter acabó con muchas enfermedades, todas venéreas".
-"Twitter es el mejor anticonceptivo".


Y decir que esta gente pretende seguir gobernando el país. Así nos va.


Foto: a la salida del Círculo Salvavidas, nuestro Maestro de Luz Elbosnio (en el centro, con uniforme y collar makistas) se aleja acompañado de Barban y el Inye. Detrás, sin pelo, Nagus.

Aún más atrás, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo los miles de participantes de la cena que no pudimos listar por falta de recursos.

Esa misma merma de recursos es la que me obligó, otra vez, a oficiar de fotógrafo con la vieja Kodak Fiesta que me regaló Paco Manrique para cubrir su candidatura en el ´73.


Nota: agradezco la incansable ayuda de Helenita, que compensa con creces los olvidos de una mente que se evapora a gran velocidad.
Pispeá
 

Marcel Proust, el cochero y el Tío Tom

Columna publicada en Nueva Ciudad.
“Así conocen las delicias de no ser más que un ruido vano, de tener la cabeza llena de una enorme afirmación que les parece tanto más respetable que la tomaron prestada”

J.P. Sartre, Reflexiones sobre la cuestión judía


Marcel Proust escribió que durante la ola de antisemitismo que generó el caso Dreyfus en Francia, el cochero afirmaba detestar a los judíos por empatía hacia su amo.

Mi tío Ernesto, un hombre educado en la escuela pública, cuyo único sistema de salud fue el hospital público, que vivía del sueldo de docente de su mujer y a quién el mercado jamás detectó, afirmaba con seriedad que el problema de la Argentina era el exceso de Estado. Por supuesto, siempre dijo detestar al Peronismo.

Al compartir algunos de los valores de la alta sociedad, el cochero y mi tío creían, candorosos, que también compartirían algunas de sus prerrogativas. Pensaban que el odio –antisemita, uno; gorila, el otro- los incluiría de forma mágica en una especie de hermandad instantánea con esos grupos de poder que, sin embargo, nunca percibieron sus incansables esfuerzos por pertenecer.

Ambos profesaban el Tiotomismo, doctrina que impulsa a los que menos tienen a aceptar con entusiasmo esas reglas que los mantienen en la parte baja de la pirámide social, como si fueran leyes de la naturaleza y no decisiones de quienes ocupan el vértice de esa misma pirámide.

Esa inversión de valores es el gran triunfo político de la derecha conservadora en nuestro país. Los poderosos argentinos han logrado universalizar algunos paradigmas de los cuales son los únicos beneficiarios.

Hace un tiempo, Alfredo Zaiat escribió sobre uno de estos:

"No es usual en el debate público concentrar la atención en la magnitud de la tasa de ganancia de las empresas y, en cambio, resulta habitual, hasta con comportamientos obsesivos, advertir por los reclamos salariales. Se plantea la necesidad de una discusión ‘racional’ para las próximas paritarias […] No sucede lo mismo con la evolución de las ganancias de las empresas".
Así, la ambición de los empresarios sería el motor de la riqueza del país mientras que la ambición de los asalariados representaría su lastre. Del mismo modo, mientras las cámaras empresariales suelen “advertir” al poder político sobre la marcha de la economía, los sindicatos prefieren “extorsionarlo”.

La misma inversión de valores se aplica en un cierto sentido común antipolítico. De la mesa donde negocian los poderosos -empresarios, lobbystas, CEOs, jueces, políticos y representantes eclesiásticos- los entusiastas del Tiotomismo suelen ser impiadosos con los únicos participantes que son elegidos por el voto popular.

De este modo, la obligación de nuestros representantes no sería acertar en la administración del Estado y favorecer a las mayorías sino ser ejemplares. Su vida privada debe ser intachable, así como sus intenciones y formas, mientras que los empresarios carecen de cualquier responsabilidad hacia sus conciudadanos. Unos son corruptos y veniales a menos que se pruebe lo contrario, los otros sólo deben generar ganancias hacia sus accionistas.

El pensamiento conservador nos ha legado grandes aciertos, desde la monumental ley 1420 de Educación Común hasta sus incursiones en la cultura como el Teatro Colón o la Revista Sur (que publicó, entre otras grandes obras, el libro de Sartre que cito al principio de la columna).

La historia de nuestro país demuestra que no es necesario, para gozar de ese gran legado, que las mayorías se disfracen de Tío Tom. Es bueno recordarlo cada vez que el sentido común antipolítico sueña, como hoy, con poner en duda el valor irremplazable de las urnas.




Foto: empleada doméstica manifestando algún descreimiento sobre la movilidad social ascendente generada por el cultivo del algodón (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

Avanzar a los ponchazos

Columna publicada en Nueva Ciudad.


“La Justicia es como un sistema de Salud en el que la gran mayoria de los enfermos no saben que están enfermos, la mayoría de los que saben que están enfermos no saben que hay un hospital donde se los puede curar, quien sabe que hay un hospital, vive a 70 Km y quien logra llegar, se encuentra con una pared de médicos en la puerta que le exigen un pago antes de poder entrar. Finalmente, quien logra ser atendido, debe esperar 5 años para tener el diagnóstico.”

Martín Böhmer, abogado e investigador del CIPPEC

Es poco frecuente exigirle al kirchnerismo que se enfrente con algún sector. Lo normal, lo que forma parte del sentido común o al menos de un cierto sentido común mediatizado, es la denuncia de la matriz confrontativa del oficialismo. La crispación es, para esa visión, un sistema de gobierno y no el resultado de decisiones de gobierno. Sin importar los resultados de esa confrontación, desde la oposición se denuncia al oficialismo por desconocer las virtudes del fructífero diálogo y el necesario consenso. Si queremos dejar de ser este país poco serio en el que nos obstinamos a elegir populistas, debemos dejar de lado la confrontación y preferir las continuidades a las rupturas.

Hace años que la oposición ha dejado de lado la propuesta de un proyecto político alternativo para enunciar principios instrumentales, pregonando la necesidad de políticas de Estado y acuerdos de largo plazo que sobrevivan a los acotados límites de uno o dos períodos presidenciales. Lo asombroso es que no haría falta determinar cuáles deberían ser esas políticas con coronita, impermeables a los cambios electorales. La virtud estaría en la continuidad en el tiempo de los acuerdos y no en el contenido de esos acuerdos.

El inconveniente es que las políticas de Estado nunca se pueden definir a priori. La Convertibilidad, por ejemplo, fue una política de Estado durante tres períodos presidenciales hasta que dejó de serlo, sin que las mayorías soñaran con su continuidad.

Frenar los juicios por los crímenes de la Dictadura fue otra política de Estado que sobrevivió a cinco períodos presidenciales (desde la ley de Punto Final y Obediencia Debida de 1986/87 y los Indultos de 1989/90, hasta su anulación a partir del 2003). Sin embargo pocos criticaron su no continuidad. La SIDE fue también una política de Estado, con las cualidades que la oposición más admira: continuidad en el tiempo y autonomía del poder político. Sobrevivió a todos los gobiernos democráticos a partir de la vuelta de la democracia, incluyendo a los gobiernos kirchneristas.

En el 2003 Néstor Kirchner desclasificó archivos de la SIDE que permitieron desarmar el enorme encubrimiento estatal sobre el atentado a la AMIA, lo que desembocó en la elevación a juicio oral no sólo del juez Galeano sino de los fiscales, del ex Secretario de Inteligencia de Menem y del propio Menem. Pero no siguió con la reforma de la SIDE como se había comprometido a hacer.

Hoy el gobierno ha decidido reemplazar la Secretaría de Inteligencia con un proyecto “apurado con errores de forma y de fondo”, tal como escribió Horacio Verbitsky. Del lado de la oposición asistimos a una defensa cerrada del statu quo y al rechazo incluso a discutir el proyecto en el Congreso.

Desde la Asociación de Magistrados, la oposición se comprometió a respetar la “independencia de la Justicia”, esa misma Justicia cuyo funcionamiento denuncia Martín Böhmery que desde el fin de la Dictadura ha operado con la misma independencia con la que los espías de la SIDE operaron a jueces y fiscales.

Es como si la oposición propusiera entregar la gestión de los hospitales a la Asociación de Médicos, la política agropecuaria a la Sociedad Rural o la política educativa a los sindicatos docentes. Es probable que eso disminuiría la confrontación pero tendríamos un peor país.

La SIDE no es un invento del kirchnerismo, pero su continuidad fue fruto al menos de su debilidad. Contrariamente al sentido común opositor, no creo en las virtudes intrínsecas de la continuidad ni en la calamidad en abstracto de la confrontación. Hubiera preferido más crispación, generada mucho antes.

La disyuntiva, como en tantos otros casos de conflictos entre el gobierno y la oposición, es avanzar mal y a los ponchazos o no avanzar, pero haciéndolo bien y sin confrontación.



Foto: en el Instituto Néstor Carlos Kirchner, oficiales de La Cámpora analizan el nuevo exoesqueleto para amedrentar opositores y votar leyes polémicas, fabricado por el INVAP con la plata de los jubilados (cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá
 

El Bobismo





Columna publicada en Nueva Ciudad.

“Los rusos y los discípulos de los rusos han demostrado hasta el hastío que nadie es imposible: suicidas por felicidad, asesinos por benevolencia, personas que se adoran hasta el punto de separarse para siempre, delatores por fervor o por humildad…”

J.L. Borges / Prólogo a La Invención de Morel


Hace un tiempo escuché en un restaurante a dos personas conversando sobre política, la primera defendiendo al gobierno y la otra criticándolo. El crítico rechazaba una a una las cifras que el otro mencionaba, sin importar que fueran del INDEC, la CEPAL, el Banco Mundial o de una consultora como Poliarquía. “Desempleo, crecimiento, jubilaciones…es todo verso”. Antes de pedir la cuenta le contó a su acompañante que acababa de leer en Facebook como CFK había matado a Néstor Kirchner de un disparo en la cabeza (“por eso el velorio fue a cajón cerrado”). Cuando el otro le preguntó por qué ella mataría a su marido, padre de sus hijos y socio político incondicional, el crítico le contestó que lo hizo “porque está loca”. Antes de irme escuché su último argumento circular: “tiene que estar loca para matar al marido”.


La semana pasada el periodista Tato Young tuvo un largo diálogo con la presentadora Mariana Fabbiani y los panelistas de su programa sobre la muerte de Nisman y la SIDE. Young, autor de un libro sobre el tema, criticó el uso de la SIDE por parte del Ejecutivo y la opaca relación entre jueces, fiscales y espías. Los panelistas, por su lado, insistieron en las sospechas sobre la muerte del fiscal. A partir de detalles de la investigación que no les parecían claros concluían que no era suicidio, llegando a comparar la muerte de Nisman con la del “suicidado” Juan Duarte. Young pidió dejar avanzar la investigación y explicó que si bien era prematuro dar una opinión final, el perito de la Corte Suprema había concluido que era suicidio. Fastidiado por las fantasías de los panelistas, opinó que “no se puede decir cualquier cosa sobre cualquier cosa”. Por último, cuando Fabbiani mencionó que, a diferencia de la Argentina, en Francia habían resuelto el atentado a Charlie Hebdo “en dos días”, Young le aclaró que en realidad en Francia “habían matado a todos”.

Tanto el crítico de la mesa de al lado como los panelistas del programa de Fabbiani son buenos ejemplos de Escepticismo Bobo o Bobismo, doctrina que impulsa a sus seguidores adescreer de todo, salvo de sus propios prejuicios.

Por odio hacia CFK o simple prejuicio de señora gorda, un escéptico creyó en un relato inverosímil y anónimo mientras que los panelistas de Fabbiani acumularon ignorancias para intentar consolidar la certeza que traían de antemano: en Argentina ya nadie está a salvo.

Tato Young hizo un análisis crítico sobre el gobierno pero no consideró que debiera prescindir de la lógica para lograrlo. Obvió las conocidas intenciones satánicas de CFK o su maldad intrínseca para analizar sus decisiones, y sus consecuencias, desde un punto de vista político. Esa actitud elemental en un periodista es hoy casi milagrosa.

El Bobismo empieza por prescindir del análisis político y termina eludiendo la lógica. Así, un analista económico puede confesar no entender la política del gobierno- esa que le pagan por explicar- sin ser criticado, como un analista político puede dejar de lado las iniciativas de CFK y explicarnos lo que ella piensa sin que nos asombremos por sus poderes extrasensoriales.

Como los escritores rusos de los que se burla Borges, el Bobismo logra lo imposible: nazis stalinistas, chavistas neoliberales, militantes ideologizados que hacen todo por dinero, asesinatos tan inverosímiles como indudables, gobernantes extremadamente hábiles y profundamente tontos que disponen de un Estado autoritario y ausente, amenazas de apocalipsis inminentes aunque siempre esquivos, acuerdos secretos debatidos en el Congreso y conspiraciones desenmascaradas en Facebook.

Los seguidores del Bobismo están más enemistados con el discurso lógico que con el gobierno. Esa es la verdadera grieta de nuestra época; no la otra, tan promocionada, justamente, por tantos bobistas.



Foto: Un bobista nos muestra la foto de la nave espacial fabricada por el INVAP con la plata de los jubilados, que llevaría a CFK a Ganímedes para escapar de la causa Hotesur (Cortesía Fundación LED para el Desarrollo de la Fundación LED).
Pispeá